¿Qué tan apretadas deben ser las botas de esquí?

Las botas de esquí son un aspecto importante de tu experiencia general de esquí. Son una pieza fundamental del equipo que usas para controlar tus esquíes. Por eso es que un buen par de botas es tan importante para una configuración importante. Las botas sueltas o apretadas harán que su esquí sufra.

Cada bota de esquí viene con un ajuste y sensación únicos. Como tal, es importante saber el ajuste correcto para su comodidad y nivel de habilidad. En la siguiente guía, veremos cuán ajustadas deben ser las botas de esquí.

La importancia de las botas de esquí

Puede que no te des cuenta, pero las botas de esquí son casi tan importantes como tus esquíes. Obviamente no puedes esquiar sin botas. Sin embargo, juegan un papel tan crítico en el desempeño de tus esquíes que están virtualmente al mismo nivel en términos de importancia general. Los esquíes y las botas trabajan juntos para crear el control y el rendimiento que necesitas en la nieve. Si tiene botas que no le quedan bien o son de baja calidad, su rendimiento se verá afectado.

El propósito básico de tus botas de esquí es transferir el poder creado por la parte inferior de tu cuerpo a tus esquíes. Es por eso que las botas de esquiar se asocian a menudo con un ajuste más apretado que otras formas de calzado. Para transferir correctamente esta potencia y movimiento de las piernas y las rodillas, las botas de esquiar deben estar bien ajustadas para proporcionar la aplicación más directa posible.

Tus botas, a su vez, transfieren esa energía y movimiento de tus piernas a tus esquíes. Quieres que tus esquíes respondan y se muevan exactamente como tú quieres. Las botas de esquí son como una llave que abre el poder de tus esquíes. Puedes tener el mejor conjunto de esquís del mundo, pero si tienes unas botas de mala calidad o que no encajan bien, nunca podrás liberar todo su potencial.

El ajuste de las botas de esquí varía según su habilidad

Siempre presta atención a tu habilidad para esquiar cuando te pones las botas de esquí. En general, las botas de esquí deben ser cómodas y relativamente ajustadas alrededor del pie, pero no todos los esquiadores quieren el mismo ajuste. Todo se reduce a tu habilidad personal.

Los esquiadores principiantes quieren una bota de esquí más suelta. En teoría, una bota más suelta sacrificará algo de rendimiento. Un principiante normalmente no será capaz de notarlo. Una bota más suelta será más cómoda y es una buena manera de que los principiantes se sientan cómodos con el tacto y la función de las botas de esquí.

Los esquiadores de nivel intermedio quieren una bota más ajustada porque necesitan un mejor rendimiento. A medida que sus habilidades aumentan, quieren que su equipo esté a la altura. Eso te permite mejorar. Los esquiadores de nivel intermedio necesitan una bota más ajustada que los principiantes para poder usar sus esquíes lo mejor posible.

Los esquiadores avanzados y expertos quieren una bota ajustada. Esto se conoce a menudo como un ajuste de rendimiento y si nunca te has probado una bota con esto en mente, te sorprenderá lo apretada que puede ser. Aún así, el ajuste apretado es crucial para el alto rendimiento y permite la mejor transferencia de potencia entre las botas y los esquís.

¿Qué tan apretadas deben ser las botas de esquí?

Si bien es necesario que el ajuste de las botas de esquí se adapte a sus habilidades, definitivamente hay algunas pautas generales sobre cuán ajustadas deben ser todas las botas de esquí. También es importante tener en cuenta que siempre debes probarte las botas de esquí antes de comprarlas. Si decides comprar botas en línea sin probártelas, hay una gran posibilidad de que no te queden bien.

Quieres una bota que esté ajustada desde los dedos de los pies hasta la mitad de la pantorrilla. Mientras que no quieres resbalarte, también quieres ser capaz de mover los dedos un poco. Los principiantes quieren tirar para conseguir una cantidad decente de meneo de los dedos, mientras que los esquiadores avanzados con un ajuste más eficaz sólo deben tener un pequeño meneo de los dedos. De cualquier manera, no quieres tener suficiente espacio para enroscar los dedos en tu bota. Ese ajuste es demasiado flojo.

También tienes que asegurarte de que no hay ningún movimiento alrededor de tu pantorrilla y tu tobillo. Si siente que el tobillo, el pie o la pantorrilla se mueven cuando se está probando la bota, es probable que sea demasiado grande y necesite una opción más ajustada.

Aunque quieras una bota de esquí ajustada, nunca quieres algo que esté demasiado apretado. Eso sólo conduce a la incomodidad. Las botas de esquí nuevas pueden tardar un tiempo en romperse, pero las botas que son demasiado pequeñas o apretadas pueden causar un dolor grave hasta el punto de que no podrás esquiar en absoluto.

Si siente los dedos de los pies atascados en la parte delantera de la bota de esquí o nota alguna zona grave donde hay mucho dolor, es probable que las botas estén demasiado apretadas y sean demasiado pequeñas. Si son demasiado pequeñas, los dedos pueden terminar doblados y la parte superior de la bota puede magullarse o cortarse en el pie.

Un ajuste ideal tendrá sus dedos apenas tocando la parte delantera de la bota sin ningún movimiento en su pie, tobillo o pantorrilla. Esto se sentirá cómodo al principio, pero recuerde que sus botas comenzarán a romperse y se empacarán con el tiempo. Nunca estarán tan ajustadas como cuando son nuevas.

Pensamientos finales

Siempre recomendaría ir a una buena tienda de esquí y tener un ajustador de botas que te ayude a encontrar el mejor ajuste para tus pies y habilidades. Son expertos en encontrar el ajuste adecuado y tienen la capacidad de atender a las necesidades individuales o a la forma única del pie. También tienen algunos trucos que te ayudarán a determinar si tus botas y forros se ajustan correctamente.

La nueva tecnología de las botas de esquí ha avanzado mucho en términos de mejorar tanto el confort como el rendimiento. Aunque quieres que tus botas estén ajustadas, nunca tienes que lidiar con que sean completamente incómodas. En los primeros años del esquí moderno, las botas casi se veían como un mal necesario. Hoy en día, puedes conseguirlas hechas a medida y ajustadas a tus pies en cuestión de minutos.

Vale la pena tener unas botas de esquí bien ajustadas. Al dedicar un poco de tiempo a la investigación de los ajustes o a la ayuda de un ajustador de botas profesional, podrás encontrar el mejor ajuste para ti. Eso ayudará a tu rendimiento y te permitirá convertirte en un mejor esquiador.

¿Tienes alguna preferencia por el ajuste de tus botas de esquí? ¿Alguna vez has usado un ajuste de rendimiento? Háganoslo saber en los comentarios de abajo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *