¿Necesitas gafas para esquiar?

El esquí es tanto una cuestión de equipo como de habilidad o experiencia. Eso no quiere decir que no puedas esquiar sin equipo o con un equipo moderado, pero que el equipo adecuado lo hace mucho, mucho más fácil. Hay ciertos accesorios que todos los esquiadores traen consigo a las pistas. Eso incluye chaquetas, botas, cascos, gafas y, por supuesto, los propios esquíes.

Sin embargo, aunque las gafas se han convertido en un pilar del esquí moderno, no siempre son necesarias en las pistas. Aunque son raras, hay ciertas ocasiones en las que puedes arreglártelas sin ellas. Esta guía explorará algunas de las razones por las que elegiría, y no elegiría, usar gafas protectoras mientras esquía.

Razones para usar gafas protectoras

Antes de entrar en detalles sobre si se pueden usar gafas mientras se esquía, primero debemos desglosar el propósito de las gafas de esquí. Como con tantos artículos diferentes, las gafas te mantienen seguro. Te protegen los ojos de los elementos y ofrecen una capa extra de protección contra la nieve. También te ayudan en caso de una caída o un accidente.

Además, las gafas protectoras te ayudan a ver. No sólo los diferentes lentes te permiten esquiar con diferentes tipos de luz, sino que también reducen el resplandor y te dan una excelente visión periférica. Esa combinación te permite navegar fácilmente por las pistas y te da una visibilidad extra sin importar dónde esquíes.

Además de esos bonos, las gafas te dan calor adicional creando un sello en tu cara que impide que pase el frío. Atrapar el calor es la clave en los días extremadamente fríos, especialmente cuando se trata de tu cara. Cuando las temperaturas bajan, cada uno de los elementos de comodidad ayuda.

Las gafas también vienen con correas, lo que les ayuda a permanecer en la cara en caso de una caída. Esta característica también es muy agradable porque significa que puedes ponértelas y quitártelas fácilmente sin tener que dejarlas en el suelo. Puede que no parezca mucho, pero hace tu vida un poco más fácil.

Razones para no usar gafas protectoras

Por muy buenas que sean las gafas de protección cuando se trata de proteger tu cara, tienen algunos pequeños contratiempos que vale la pena mencionar. Uno de los más grandes es que pueden ser un poco voluminosos, lo que los lleva a estar incómodos. Ciertos modelos también pueden ser incompatibles con su casco de esquí, lo que arruina todo su conjunto.

Ambos pueden ser grandes problemas para los esquiadores de velocidad o para la gente que quiere tener el menor peso posible sobre ellos mientras bajan de la montaña. Un par de onzas extra puede no parecer mucho, pero puede ser problemático a largo plazo.

Las gafas también pueden ser propensas a empañarse. Aunque muchas marcas de primera calidad vienen con tecnología anti-vaho, eso no significa necesariamente que trabajen a plena capacidad todo el tiempo. De hecho, muchas marcas se empañan en días fríos, lo que puede impedir la visión y hacerla difícil de ver.

Esos temas, aunque problemáticos, rara vez afectan a los esquiadores hasta el punto de que deciden no usar los artículos. De hecho, casi todos los esquiadores usan gafas protectoras en la montaña sin importar las condiciones que experimenten. Los que no lo hacen, usan gafas.

Gafas de sol: ¿Una alternativa segura?

Si no quieres usar gafas por alguna de las razones anteriores, puedes salirte con la tuya usando gafas de esquí en las pistas. Las gafas no sólo tienden a ser más ligeras que los anteojos, sino que también son más cómodas y fáciles de poner y quitar según lo necesites. También son mucho más fáciles de conseguir con una receta médica.

Sin embargo, esa comodidad tiene un costo. Las gafas de sol no ofrecen la misma protección que los anteojos, ni ofrecen el mismo amplio campo de visión. Son las más adecuadas para los días tranquilos y soleados, en contraposición a las condiciones climáticas adversas. Si la nieve cae o el viento se levanta, las gafas de sol no podrán resistir como lo hacen los anteojos. Las gafas de sol tampoco te dan un buen sellado, lo que permite la entrada de la nieve, y no se sujetan alrededor de tu cabeza.

Por esas razones, mientras que se puede esquiar con gafas de sol en vez de con gafas protectoras, eso sólo se aplica a los días agradables y soleados. Tratar de afrontar las pistas nevadas con sólo gafas de sol va a llevar a un mal momento. Siempre vístanse para el clima y nunca traten de esquiar sin gafas si no se sienten cómodos para hacerlo. Incluso si lo logras, una mala caída puede provocar lesiones duraderas.

Desprotegidos

Las gafas de sol le permiten esquiar sin gafas, pero también puede combinarlas si lo desea. Algunas gafas son opciones OTG (sobre las gafas) que te permiten llevar las gafas debajo de ellas. Son para personas que quieren obtener lo mejor de ambos mundos.

También es importante preguntar, ¿qué pasa si no quieres usar gafas de protección o de sol? ¿Es posible desafiar las pendientes sin ninguna protección? La respuesta es sí, pero no es tan simple como podría parecer a primera vista.

Las gafas y los anteojos, incluso los delgados, protegen los ojos de una manera muy importante. Como tal, aunque puedes golpear la montaña sin ninguna protección, lo más probable es que eso te lleve a un daño o lesión de una manera u otra. Incluso si no tienes ningún problema de larga duración, puedes tener frío o estar extremadamente incómodo con tu equipo.

De esa manera, técnicamente puedes esquiar sin ningún tipo de gafas. Sin embargo, casi cualquier esquiador experimentado te dirá que no es recomendable.

Palabras finales

Las gafas son una parte clave del esquí moderno. Aunque técnicamente no son necesarias para andar por la montaña, es importante usar equipo de protección ocular. Nunca se sabe lo que va a venir a tu camino, y nunca se sabe qué obstáculos puedes encontrar. Tener el equipo adecuado te mantiene preparado para cualquier situación.

¿Usas gafas o anteojos mientras esquías? ¿Por qué prefieres una sobre la otra? Háganoslo saber en los comentarios de abajo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *