Cómo saber si las botas de esquí son demasiado rígidas

Tus botas de esquí son una pieza clave del equipo de esquí. Transfieren la energía y el movimiento generado por tus piernas a los esquíes, lo que te permite controlarlos. Lo ideal es que las botas estén muy apretadas y rígidas de manera que fomenten la mejor transferencia de energía. Sin embargo, esa no es una regla estricta.

Mientras que muchos de ustedes saben que las botas deben ajustarse bien a sus pies, hay un cierto margen de maniobra. Esta lista desglosará algunas cosas que deben tener en cuenta para saber si sus botas de esquí son demasiado rígidas.

Por qué tus botas de esquí deben ser rígidas

Antes de entrar en cómo saber si las botas de esquí son demasiado rígidas, es importante entender por qué quieres que las botas estén apretadas y rígidas en primer lugar. Las botas definitivamente pueden ser demasiado rígidas, y eso puede causar problemas a cualquier esquiador. Sin embargo, las que son demasiado flojas también pueden causar una serie de problemas.

Las botas de esquiar existen para transferir el poder de tus piernas a los esquíes. El movimiento que generas mientras esquías desde las caderas hasta los dedos de los pies te permite controlar cómo giras. Sin esa transferencia de poder, incluso los esquiadores experimentados tendrían dificultades para hacer un solo giro en la montaña. Tus botas casi actúan como una llave que abre el potencial de tu esquí.

Su ajuste depende en gran medida de su habilidad para esquiar. Los principiantes quieren una bota menos rígida (y menos apretada). Eso permite una mayor comodidad y hace más fácil meter y sacar el pie de la bota. Por el contrario, los esquiadores intermedios y avanzados quieren una bota más rígida porque les permite un mayor rendimiento. Cuanto más ajustada sea la bota, más preciso será el control y la potencia que tendrás mientras estés en la montaña.

Aunque una bota más rígida puede ser un poco menos cómoda, la forma en que la rigidez afecta tu control y tus habilidades mientras esquías hace que valga la pena. El diseño y la tecnología de las botas de esquí modernas han permitido que las botas de alto rendimiento sean a la vez rígidas y relativamente cómodas. No pienses que tienes que lidiar con una incomodidad o dolor serio para obtener la mejor potencia y control de tus botas.

La diferencia entre apretado y rígido

Cuando se trata del ajuste y tacto de las botas de esquí, hay que tener en cuenta tanto la tensión como la rigidez. La rigidez se refiere al ajuste general de tu ajuste dentro de la bota. Como se describió anteriormente, debes buscar una bota más ajustada para obtener el mejor rendimiento posible. La rigidez, en el ámbito de las botas de esquí, también se denomina comúnmente «flex» y cada bota tiene su propia clasificación de flex.

El índice de flexibilidad de una bota de esquí describe cuánta flexibilidad existe en la bota en la zona del tobillo. Al mirar las botas de esquiar verás un índice de flexión descrito como un número generalmente entre 60 y 140. Un número más bajo es una bota más flexible, mientras que un número más alto indica una más rígida.

Esta rigidez entra en juego con la habilidad, al igual que la tensión. Los esquiadores principiantes normalmente querrán una menor flexión, ya que es más indulgente y requiere menos esfuerzo para controlar los esquís. Los esquiadores avanzados querrán una mayor flexión (una bota más rígida) porque crea una potencia y un control más precisos.

Cómo saber si tus botas de esquí son demasiado rígidas

Aunque la regla general es que cuanto más avanzadas sean sus habilidades con los esquís, más rígidas son las botas de esquí, hay algunas señales fáciles de observar para saber si sus botas son demasiado rígidas.

También es importante saber que el grado de flexión de una bota de esquí puede variar de un fabricante a otro. Eso es porque no hay pautas universales para decidir el número de flexión. La única forma real de tener una buena idea de la rigidez de una bota es probársela y ver si se ajusta a sus preferencias.

Dolor

Uno de los indicadores más obvios de que tus botas están demasiado rígidas es si experimentas algún dolor o molestia grave mientras las llevas puestas. Siempre que te dan un par de botas nuevas, casi siempre hay un período de rodaje en el que las botas deben formarse alrededor de tus pies. Un poco de dolor y malestar es natural durante este proceso, pero si continúa durante más de unos cinco días de esquí, es probable que las botas estén demasiado ajustadas.

El dolor es un signo común de que tus botas son demasiado pequeñas, pero no siempre es un indicador de que estén demasiado rígidas. Hay otros indicadores que ayudan con eso.

Forma

Si tus botas de esquí son demasiado rígidas, puede afectar a tu forma. Una forma fácil de saber si tus botas son demasiado rígidas es hacer que un amigo te observe mientras das unas cuantas vueltas por una pista de esquí. Si estás sentado y tus rodillas no están ocupadas y en acción cuando esquías, tus botas son demasiado rígidas. Busca una ligera inclinación hacia atrás. Los esquiadores principiantes deben prestar especial atención a esto porque aún están aprendiendo su forma y las botas demasiado rígidas retrasarán su progreso.

Esa forma de espalda inclinada es a menudo llamada «esquí en el asiento trasero» por los que están familiarizados con este deporte. Puede sucederle a los principiantes sin importar la rigidez de sus botas. Si tienes experiencia esquiando y acabas de conseguir un nuevo par de botas, no deberías esquiar en el asiento trasero. Si te das cuenta de que lo haces tú mismo (o que otro amigo se da cuenta de que lo haces), es muy probable que tus botas sean demasiado rígidas.

Cómo ajustar la rigidez de sus botas de esquí

Hay algunas formas de ajustar la rigidez de las botas de esquiar, pero a veces puede ser necesario cambiarlas por un par con un índice de flexión más bajo.

Algunas botas se volverán menos rígidas cuando empieces a romperlas. Si notas que estás esquiando en el asiento trasero el primer día de tener botas nuevas, dale otro día y mira si mejora. Es posible que se vuelvan más flexibles a medida que se rompe el plástico.

Otras botas le permiten ajustar la flexión mientras cabalga. Aunque esto no corregirá una bota que es demasiado rígida, permitirá ajustes menores que te acercarán a una flexión ideal. Si tu bota tiene una flexión ajustable, debes seguir las instrucciones del fabricante sobre cómo ajustarla. A menudo, hay algunos pequeños tornillos que se pueden quitar del puño para que puedas aflojar las botas. Si son ajustables, es fácil hacerlo usted mismo.

Además, tened en cuenta que vuestras botas de esquí se sentirán naturalmente más rígidas si han estado en el frío. El frío hace que los plásticos se vuelvan más duros, como sabe cualquiera que haya dejado sus botas de esquí fuera durante la noche. Si quieres volver a aflojar tus botas, simplemente colócalas junto a una fuente de calor. No las pongas demasiado cerca de algo realmente caliente (¡como un fuego!) ya que podrían derretirse.

Pensamientos finales

La rigidez de las botas de esquí juega un papel importante en la capacidad de controlar adecuadamente los esquís. Aún así, si las botas son demasiado rígidas, pueden provocar mucho dolor y pueden hacer que esquíes en mala forma. Eso puede llevar a problemas a largo plazo y obstaculizar tu progreso.

Siguiendo algunos de los consejos que aquí se dan e informándote de la buena forma física, deberías ser capaz de saber si tus botas son demasiado rígidas. Si lo son, intente ajustarlas o cambiarlas por un par diferente que se adapte mejor a sus preferencias y habilidades. Si necesita más ayuda, siempre es una buena idea hablar con un especialista en botas en su tienda de esquí local.

¿Cuál es el grado de flexión de sus botas de esquí? ¿Sabes cómo ajustarlas? Háganoslo saber en los comentarios de abajo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *