Cómo lavar una chaqueta de esquí

No hay duda de que esquiar es un gran momento, ya sea con amigos o en solitario. Desafortunadamente, no siempre es la más limpia de las actividades. Después de un largo día de caídas y de atravesar senderos difíciles y potencialmente desordenados, es muy probable que tu equipo esté un poco sucio, apestoso o simplemente un poco gastado.

Si quieres sacar el máximo provecho de tu chaqueta de esquí y del resto de tu equipo de esquí, tienes que asegurarte de que están limpios. Limpiar tu chaqueta de esquí te ayudará a durar más tiempo y te hará ver bien en las colinas. Teniendo esto en cuenta, esta guía te dará algunos consejos diferentes sobre cómo lavar tu chaqueta de esquí y asegurarte de que se mantenga en buenas condiciones durante los próximos años.

1. Conocer los materiales

Antes de lavar cualquier cosa, ten en cuenta los diferentes materiales de los que está hecha tu chaqueta. Algunos pueden lavarse normalmente, otros deben lavarse con más cuidado y otros deben lavarse a mano. Los diferentes materiales tienen diferentes pautas de lavado.

Por ejemplo, si tu chaqueta tiene Merino, asegúrate de usar agua fría y un líquido específico para la lana. Sin hacer esto, podrías terminar lavándola mal y dañando la chaqueta. Una simple búsqueda en Google debería ser capaz de decirte la forma correcta de cuidar cualquier tipo de tela con éxito.

2. Estar atento a cómo preparar la chaqueta para el lavado

Cuando lavas tu ropa normal, puedes tirarlas todas juntas en la lavadora y encenderla. Ese no es el caso de las chaquetas de esquí. Tienes que preparar la prenda con antelación. Tienes que asegurarte de que no hay nada en los bolsillos y tienes que asegurarte de que todas las solapas, cremalleras y otros compartimentos están completamente cerrados.

Si no, la chaqueta podría terminar atrapada y desgarrada o desgarrada. Además, cuando se prepara la chaqueta, es una buena idea revisar las instrucciones de lavado en la etiqueta. Esto debería darte al menos una idea general de lo que requiere la chaqueta específica.

3. Usar los productos adecuados

Mientras que cualquier detergente viejo puede funcionar para tu ropa normal, no ocurre lo mismo con tu chaqueta de esquí. Estas chaquetas suelen tener un revestimiento DWR (repelente al agua duradero), y el uso de detergente líquido a veces puede dañar este revestimiento. Como resultado, muchas chaquetas se lavan mejor con detergente en polvo. Por supuesto, esto variará de una chaqueta a otra.

Además, intente usar detergentes ecológicos hechos para el equipo de exteriores con menos perfume, productos químicos y otros aditivos. Estos dejarán menos residuos en tu chaqueta, lo que asegurará que sus cualidades impermeables no se vean impedidas. Asegúrate de usar la cantidad correcta de producto también. Si su chaqueta está muy sucia, no es razón para añadir más de la cantidad recomendada de detergente.

4. Lavar con una máquina

Para la mayoría de las chaquetas de esquí, podrás lavarlas en una lavadora estándar. La mayoría se pueden lavar en agua fría o tibia y debes darle tiempo para que funcione un ciclo completo para asegurarte de que esté lo más limpia posible. Una vez más, asegúrate de usar el detergente adecuado para el tipo de chaqueta que tengas. No añada ningún extra como suavizante o blanqueador de telas.

Cuando laves tu chaqueta de esquí, debes lavarla sola o con otra pieza de ropa de esquí como los pantalones de esquí. Ponerla en una carga ya llena no tendrá los mismos resultados.

Una vez lavadas, algunas chaquetas se pueden poner en la secadora a fuego bajo o medio, en un ambiente suave, y otras pueden ser secadas al aire. Una vez más, consulte las instrucciones de cuidado específicas en la etiqueta para la forma óptima de secar la prenda con seguridad.

5. Lavado a mano

No siempre necesitas usar una lavadora. Las chaquetas de esquí se pueden lavar a mano, pero es un proceso más laborioso. Primero, tendrás que llenar un fregadero o un gran tazón con un poco de agua y mezclar la cantidad correcta de detergente o polvo de limpieza. Luego, sumerge la cubierta en el agua y usa tus manos como agitador, moviendo el agua y el limpiador.

Luego, asegúrese de enjuagar la chaqueta varias veces para asegurarse de que todo el limpiador se ha ido. Si se deja, podría dañar la chaqueta o el revestimiento. Luego, exprima suavemente el agua de su chaqueta sin escurrirla. La chaqueta puede ser secada al aire o tirada en la secadora para un poco a fuego bajo o medio.

¿Tienes algún otro consejo para lavar una chaqueta de esquí que no hayamos cubierto en este artículo? Si es así, asegúrese de hacérnoslo saber en un comentario abajo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *