Cómo hacer un Backflip en los esquís

El esquí es un deporte en constante evolución que ha recorrido un largo camino desde sus raíces nórdicas. El esquí de fondo fue el primero en sentar las bases de los estilos alpinos, y las últimas generaciones han llevado las cosas aún más lejos con el estilo libre y el esquí de parque. De hecho, los esquiadores inventan nuevos trucos y técnicas todos los días.

Hay muchos trucos interesantes ahí fuera, pero uno de los más famosos es el backflip. Si eres un principiante, podrías pensar que lograr tal hazaña es imposible. Sin embargo, hay muchos por ahí que pueden hacer el movimiento con facilidad y gracia. En las siguientes secciones veremos algunos de los pasos necesarios para completar una voltereta hacia atrás para que tú también puedas intentar lo imposible.

Consejo básico

Antes de intentar un backflip en los esquís, necesito hacer una rápida aclaración: No, repito NO, intente este truco de alto nivel hasta que esté absolutamente listo. Tan impresionante como es, la maniobra es increíblemente peligrosa. Necesitas estar extremadamente cómodo con las diferentes maniobras aéreas antes de considerar un backflip. Practica los saltos, aprende a hacer aterrizajes con palos y a sentir cómo mover el cuerpo en el aire.

Una voltereta que sale mal tiene graves consecuencias. Volar por el aire con esquís presenta peligros inherentes. Cuando se combina ese nivel de aire con una inversión, se aumenta el riesgo aún más. Aterrizar sobre el cuello o la cabeza puede causar lesiones graves e incluso la muerte. No intente hacer una voltereta hacia atrás sin tener primero lo básico.

Empieza en un trampolín o en la piscina

Antes de intentar hacer un backflip con los esquís, hay que aprender a hacer uno sin palos largos pegados a los pies. Eso normalmente significa en un trampolín o en una piscina.

En un trampolín, haz unos cuantos rebotes de calentamiento para sentir el resorte y la fuerza. Intente rebotar hacia arriba y luego mire hacia atrás directamente sobre sus hombros. Meta sus rodillas en su pecho y comprométase con la rotación. El trampolín le permite aterrizar de espaldas, de frente o de lado sin problemas. Eso lo convierte en un buen lugar para aprender la técnica y la sensación básica.

En la piscina, primero practique sus volteretas en el trampolín y luego puede moverse al lado de la cubierta de la piscina. La piscina es un gran lugar para aprender el backflip porque si te golpeas en el agua de una manera incómoda, no te harás daño. Ve al final del trampolín y mira hacia atrás. Alinea tus talones con el extremo del tablero, inclínate y empuja hacia abajo para generar energía.

Desde allí, mira directamente sobre tus hombros, mete las piernas en el pecho y haz la voltereta. Al completar el giro, intente aterrizar con los pies por delante y totalmente erguido como lo haría en tierra firme. La mayoría de la gente empieza por ser buena en los saltos de trampolín.

Hora de los esquís

Una vez que te sientas cómodo aprendiendo a dar la vuelta en un trampolín o en una piscina, puedes empezar a trabajar en los esquís. Aunque el truco conlleva más riesgos en la nieve, el movimiento no es muy diferente.

Si tienes acceso a un airbag, es un gran lugar para empezar. Muchos campamentos de esquí o parques de terreno tendrán días de entrenamiento en los que inflan un airbag debajo de un salto para que los esquiadores puedan practicar trucos difíciles y aéreos sin riesgo de lesiones. Aprovecha al máximo estos elementos si puedes. Realizar un backflip completo es una cosa, pegar el aterrizaje es otra habilidad que lleva tiempo dominar.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es que algunos saltos se adaptan mejor a los backflips que otros. Los saltos de esquí con un despegue realmente empinado que generan mucho pop son ideales sobre los saltos que te disparan hacia adelante. Cuanto más vertical puedas conseguir con tu despegue inicial, mejor. Para tus primeros intentos, asegúrate de hacer un salto con un despegue empinado.

El primer intento puede ser desalentador. Para ayudar con eso, siempre sugiero visualizar todo el proceso antes de dar el salto. Cierra los ojos en la parte superior de la pista e imagina la rotación y el aterrizaje perfectos.

Al acercarse al salto, dobla ligeramente las rodillas y la cintura para prepararte para el despegue. Una vez que golpees el labio, salta del borde como si fuera un salto. Meta las rodillas en el pecho, mire hacia atrás directamente sobre los hombros y comprométase completamente a la rotación. Después de orientar el cuerpo de nuevo en posición vertical, desabroche las piernas, abra los brazos ligeramente y concéntrese en el aterrizaje. Si todo va bien, felicitaciones, ¡acaba de completar su primer backflip en los esquís!

Pensamientos finales

La práctica hace la perfección, y el esquí no es una excepción. Mientras que un backflip es sólo para esquiadores expertos que realmente saben lo que están haciendo en la montaña, no es tan difícil como se podría pensar en un principio. Puede que no aterrices en tu primer intento, pero con unos pocos días o semanas de sólida práctica llegarás allí.

Siga las sugerencias anteriores y estará en camino en poco tiempo. Recuerde que, como un backflip conlleva tantos riesgos, siempre debe tener un amigo o compañero esquiador con usted en caso de que necesite ayuda médica.

¿Alguna vez has hecho una voltereta hacia atrás con los esquís? ¿Recuerdas tu primer intento? Háganoslo saber en los comentarios de abajo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *