Cómo esquiar en polvo

La pólvora puede ser el sueño de un esquiador. Dejar pistas frescas en la nieve virgen es una sensación extremadamente agradable y difícil de igualar. Tanto es así que muchos esquiadores persiguen los días de nieve en polvo como una elusiva ballena blanca, sintonizando los informes meteorológicos y viajando de un lugar a otro en busca de condiciones de nieve. Si eres un ávido esquiador, no hay duda de que tú también has estado a la caza de la nieve polvo unas cuantas veces en tu vida.

Aunque muchos esquiadores viven para el esquí en polvo, estas condiciones pueden ser difíciles de navegar si no estás acostumbrado a ellas. Tu estilo y técnica deben cambiar para poder esquiar cómodamente en la nieve polvo, y no es exactamente lo mismo que esquiar en condiciones de nieve ligera o arreglada. Este artículo te enseñará algunos consejos y trucos para ayudar a conquistar la nieve polvo y aumentar tu amor por el esquí.

Usa tus piernas

Una de las mayores diferencias entre el esquí regular de estación y el esquí en polvo es que el polvo profundo requiere mucho más trabajo de las piernas. Las condiciones comunes en muchos lugares de esquí requieren que uses tus bordes para girar. Sin embargo, cuando la nieve está compactada o arreglada, los bordes te dan un buen control mientras viajas cuesta abajo. Cuando esquías en la nieve polvo, eso cambia bastante.

Cuando se esquía en la nieve polvo, el control de los bordes no es tan importante porque hay menos material duro para que los esquíes muerdan. Piensa en ello como un cuchillo a través de la mantequilla directamente de la nevera frente a la mantequilla que se ha suavizado en la encimera. La mantequilla fría es rígida, lo que permite al cuchillo afeitarse y tallar, mientras que la mantequilla tibia puede ser fácilmente empujada o rebanada sin importar el tipo de cuchillo que la atraviese.

Esa falta de control de los bordes significa que tienes que concentrarte en usar tus piernas mucho más para girar. En lugar de simplemente inclinarse y cavar en los bordes como lo harías en la nieve dura, necesitas rebotar y casi saltar para girar en la nieve en polvo. Quieres mantener tus piernas ocupadas para que se mantengan en control mientras giras y cortas el polvo. Después de unas cuantas carreras en la nieve polvo, automáticamente notarás cuánto más usas tus piernas en esas condiciones.

Manténgase en equilibrio

El esquí en polvo requiere un equilibrio constante para moverse eficientemente a través de la nieve profunda. Una buena forma significa que las rodillas están flexionadas y que te inclinas hacia adelante con las espinillas presionando las botas de esquí. Ese es el objetivo con el polvo. Mantén tus tobillos, rodillas y caderas ligeramente flexionadas para que puedas navegar por la nieve sin problemas.

Otra clave para mantener el equilibrio en condiciones de polvo es mantener los esquís juntos en una postura estrecha. Eso sirve como una forma de mantener fácilmente la forma mencionada anteriormente, mientras que también crea mucha superficie de contacto con la nieve de abajo. Esta postura te da una sensación de flotación y te mantiene en control mientras giras.

Finalmente, asegúrate de que tus brazos y palos se mantengan frente a ti todo el tiempo. En condiciones de polvo, casi quieres exagerar el uso de tus bastones. Levántalos alrededor y delante de ti y casi los balanceas mientras los plantas cada vez. Esto te ayudará a sentir el rebote de tus giros mientras te mueves a través del polvo.

Consejos para girar

Cuando esquíe en condiciones de nieve profunda, recuerde que debe mantenerse alejado de los bordes y usar más el esquí. Eso ayudará con el equilibrio y el control general de las piernas. Además, haga lo posible por mantenerse plano y ligero sobre la nieve en lugar de inclinarse en sus giros. Necesitas concentrarte en usar tus piernas en la nieve polvo y no tendrás el control de los bordes al que podrías estar acostumbrado en las salidas regulares.

Para hacer buenos giros en la nieve polvo, haz giros más cortos directamente cuesta abajo. En carreras preparadas o empacadas, a menudo se usa un giro largo y amplio para mantener el control de la velocidad mientras se esculpe en la montaña. En la nieve polvo, debes esforzarte por lo contrario. Los giros cortos y pequeños te permitirán cortar y flotar sobre la nieve.

Muchos esquiadores llaman a este tipo de giro en la nieve polvo «quedarse en la línea de caída». Significa que quieres concentrarte en esquiar en línea recta en condiciones de nieve polvo. Esto juega un gran papel para mantener la velocidad, lo que te permite girar con eficacia. La nieve polvo tiende a ralentizarte. Si haces giros amplios y vas despacio, puede que te cueste mucho trabajo moverte.

Todos los consejos anteriores ayudan a mantener la velocidad de forma que se mejora directamente la capacidad de esquiar en la nieve polvo. A veces, si el terreno de tu pista no es demasiado empinado, puedes incluso hacer una línea recta directamente bajando la montaña.

Pensamientos finales

El esquí en polvo es mi tipo de esquí favorito. Los días más memorables que he tenido en las colinas han incluido mucho polvo (sin mencionar las piernas doloridas).

Esquiar en polvo puede ser un desafío, pero las dificultades valen la pena por las pistas frescas y los interminables giros. Si nunca has esquiado en polvo antes, o si te has sentido intimidado por ello en el pasado, usa los consejos de esta guía para aprovechar al máximo las condiciones prístinas.

¿Tienes algún consejo de esquí en polvo que no haya mencionado aquí? ¿Puedes recordar un día favorito de nieve polvo que hayas tenido? ¡Haznoslo saber en los comentarios de abajo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *