Cómo ajustar las botas de esquí

Todos los esquiadores necesitan botas de esquí. Sin embargo, aunque algunos pueden pensar que los artículos grandes y gruesos son exagerados, son increíblemente importantes para transferir tanto la potencia como el control de los pies a los esquíes. Un buen par de botas de esquí puede durar años. El calzado juega un papel crucial para ayudarte a ser un mejor esquiador.

Si esquías con alguna regularidad, vas a pasar mucho tiempo en tus botas. Mientras que las botas viejas eran una tarea para ponerse y a menudo incómodas de usar, el diseño moderno y la tecnología han mejorado tanto la comodidad como el rendimiento. Dicho esto, el ajuste adecuado es absolutamente esencial para tu experiencia de esquí. Este artículo analizará cómo ajustar las botas de esquí y explicará cómo sacar el máximo provecho de los zapatos.

Consideraciones iniciales

Mientras que cada esquiador quiere que su bota tenga un ajuste cómodo y cálido, hay diferentes consideraciones para diferentes tipos de esquiadores. Entraremos en más detalles más adelante, pero como regla, cuanto más ajustado sea el ajuste de la bota de esquí, mayor será el rendimiento. Los esquiadores principiantes pueden sentirse más cómodos que con el rendimiento, pero si quieren una respuesta experta, necesitarán un ajuste ajustado.

Cuando te pones las botas, necesitas saber tu talla. Las botas de esquí se miden en centímetros en un proceso conocido como tallaje Mondo. Tu tienda local o tu instalador pueden calcular fácilmente tu talla, pero puedes hacerlo por tu cuenta si así lo deseas.

Simplemente coloque su pie en un pedazo de papel con su talón en la parte posterior y la parte interior de su pie a lo largo del borde interior. Haga una marca en el papel en la parte superior de su dedo gordo y en la sección más ancha de su pie. La longitud en centímetros de la medida del dedo gordo es tu talla Mondo, mientras que el ancho en milímetros es lo que se conoce como la última.

Una vez que sepas el tamaño de tu bota de esquí, puedes empezar a probar diferentes estilos de botas. También es importante tener en cuenta que no todas las marcas y modelos de botas de esquí tienen las mismas medidas. Una talla puede ser un poco diferente a la misma talla de otra marca. Siempre pruébese los zapatos antes de comprarlos.

Lo básico del ajuste de la bota

Cuando empiezas a ponerte la bota, quieres comprobar el tamaño del forro y del caparazón. Primero, ponte unos calcetines finos similares a los que usas para esquiar. Saca el forro de la bota y pon tu pie dentro de él. Quieres comprobar si el ajuste es similar al de un calcetín, pero con un acolchado y una rigidez extra. Quieres que tus dedos se muevan un poco, pero no quieres que tu pie se deslice.

A continuación, deja el forro fuera de la bota e inserta el pie en el caparazón. Quieres un caparazón que sea apenas más grande que tu pie desnudo por aproximadamente media pulgada (el ancho de dos dedos uno encima del otro).

Ahora, vuelve a poner la bota con el forro dentro de la carcasa, y luego coloca tu pie (con el calcetín de esquí) en la bota de esquí. Abrocha todo como lo harías antes de ir a esquiar. Quieres que la parte superior de la bota alrededor de la espinilla y la pantorrilla se sienta segura en todo su perímetro. También quieres que el talón permanezca firmemente en su lugar sin mucho movimiento, especialmente cuando las rodillas se flexionan hacia adelante con las espinillas contra la sección delantera de las botas.

Una vez que tengas ambas botas puestas y aseguradas, levántate y haz unos cuantos movimientos como si estuvieras esquiando. Debes asegurarte de que tu pie se mantenga seguro en el pie del forro y no tenga ningún balanceo o rebote. Los dedos de los pies podrán moverse un poco, pero el talón debe permanecer siempre en el suelo de la bota. También debes asegurarte de que los dedos apenas toquen la parte delantera de la bota y que no estén apretados contra ella.

Diferentes ajustes para diferentes habilidades

Como mencioné antes, el ajuste varía de un esquiador a otro. Siempre es importante que tus botas estén bien ajustadas sin apretar demasiado. Habrá un período inicial de rodaje en el que puede que experimentes algunas molestias graves, pero después de eso, tus botas deben ser lo suficientemente cómodas como para llevarlas todo el día.

Los esquiadores principiantes quieren buscar un ajuste cómodo que no sea demasiado apretado. La comodidad le permitirá esquiar durante largos períodos de tiempo sin que sus pies se lastimen o se cansen. La clave para encontrar un ajuste cómodo es la colocación de los dedos del pie. Quieres que tus dedos apenas toquen la parte delantera de tus botas cuando estés esquiando y cuando te pongas derecho, tus dedos deben retroceder un poco. Esto aumentará la comodidad de la bota.

Los esquiadores de nivel intermedio quieren un ajuste más ajustado, también conocido como ajuste de rendimiento. Esto es obviamente más apretado que un ajuste cómodo y se puede lograr centrándose en la colocación de los dedos del pie. Para obtener un ajuste de rendimiento, abroche firmemente sus botas y párese derecho. Los dedos deben estar contra la parte delantera de la bota cuando se está parado derecho.

Los esquiadores avanzados y expertos quieren un ajuste perfecto para lograr el mejor rendimiento posible. Debes buscar un ajuste de alto rendimiento si quieres sacar el máximo provecho de tus botas de esquí. Este ajuste sacrificará un poco de comodidad, pero valdrá la pena si esquías a altos niveles. Una vez más, ponte recto en tus botas de esquí. Los dedos de los pies deben estar ligeramente apretados en la parte delantera.

Pensamientos finales

El ajuste de tus botas de esquí es fundamental a la hora de elegir tu próximo par. Unas botas bien ajustadas añadirán mucho a tu experiencia de esquí en términos de comodidad y rendimiento. Por lo tanto, debe prestar atención a los consejos mencionados anteriormente para obtener el mejor ajuste para sus habilidades.

No importa cuán cómodas sean tus botas, recuerda siempre que hay un período de rodaje con botas de esquí que puede durar hasta cinco días. Si después de eso todavía te duelen los pies, tal vez quieras volver al lugar donde las compraste para obtener algunos consejos de expertos sobre cómo solucionar los problemas.

¿Tienes algún consejo para ajustar las botas? ¿Qué tipo de ajuste te gusta en tus botas de esquí? Háganoslo saber en los comentarios de abajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *